Capacitan a docentes de UADY para detectar señales de acoso sexual

19 Septiembre 2019
Autor 

 

Luego de informar que desde la implementación del Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción de la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso Sexual, se han atendido cuatro casos, la secretaria General de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Celia Rosado Avilés, reveló que docentes de esa institución se capacitan para que detecten de manera temprana cualquier situación que los pueda hacer caer en tal práctica.

En entrevista, la funcionaria universitaria, advirtió que el mensaje por parte de las autoridades de la UADY es claro, pues todas aquellas conductas normalizadas como tocamientos y cualquier otra situación donde no exista el consentimiento de ambas partes, debe evitarse para no caer en acoso sexual.

Cuestionada en torno a un caso de acoso por parte de un docente de la Preparatoria Dos de la máxima casa de estudios de la entidad, Rosado Avilés señaló que hasta el momento no ha sido denunciado de manera formal, pues el caso se ventiló solo en medios de comunicación.

“El protocolo tiene como tema central la prevención y justamente antier inició un curso donde nos está apoyando gente vinculada con protocolo y gente con experiencia de atención a víctimas en la Prepa Uno y hay que decir que la gestión que ha hecho la directora de la Prepa Uno ha sido maravillosa pues prácticamente el 90 por ciento de los profesores se inscribieron al curso que es de detección temprana de factores de riesgo en el aula”, abundó.

Explicó que mediante tal capacitación, los docentes contarán con las estrategias para poder detectar a estudiantes que están viviendo situaciones de riesgo, pero también que los docentes sepan que hay “riesgos en su conducta”.

Ahondó que el curso será ofertado a todos los docentes de la máxima casa de estudios del estado, el cual es voluntario.

Recordó que existe un reglamento municipal que ya establece 36 horas de arresto para personas que incurran en acoso, el cual debe ser conocido por la comunidad universitaria.

“Conductas normalizadas ya no son permisibles y qué bueno, pero los estudiantes, los profesores, lo tienen que saber para sociabilizarlo porque una conducta que pudo estar normalizada del chiflido, de la nalgada, el piropo mal entendido, puede llevar a una persona en nuestra ciudad, y qué bueno, a tener una sanción que puede terminar en la cárcel”, finalizó.

DEJE SU COMENTARIO

Todos los campos marcados con (*) son requeridos.

Top